Análisis de Coyuntura

¿Profesionalizar mis redes sociales?

23 de Marzo del 2014

Sara Sofía Alpuche de Dios*

Las Redes Sociales es un tema que cada día entienden más los gobiernos, consultores, empresas y la población en general.
Pero, ¿por qué se integraron tan fácilmente? Las redes sociales se integraron fácilmente a nuestra sociedad porque siempre han estado presentes. Siempre han existido redes sociales como los fanáticos de un equipo de futbol, la gente que practica una religión, los que están afiliados a un partido político, las chicas y chicos que son admiradores de Justin Bieber; en fin, estos grupos llevan siendo parte de nuestra sociedad por mucho tiempo.
Las redes sociales, como hoy en día las conocemos, son solo una plataforma que nos permite estar conectado “todo el tiempo” con nuestras “redes”: gente que tiene cierta afinidad con nosotros. Esa conexión la podemos llevar a nivel global si los deseamos y esto es justamente lo que hace que nuestra red social tenga mayor peso en la red, dependiendo del uso y los seguidores. Tal es el impacto que, cada día, es más normal verlo reflejado en los medios tradicionales.
Por este motivo, empresas, gobierno y figuras públicas que deseen tener una buena imagen dentro de las redes, deben aprender a quitarse el miedo y utilizarlas.
Además de lo mencionado anteriormente, debemos tener en cuenta que decidamos no participar en las redes sociales, nuestra empresa, gobierno o figura ya están presentes en ellas. Si nos damos a la tarea de buscar nuestro nombre, empresa u organización pública o privada, probablemente ya existe una cuenta no oficial. Incluso, podemos llegar a tener perfiles falsos a favor o en contra de nuestra marca, gobierno o persona, los cuales obviamente no podemos controlar y ni siquiera tenemos opción a réplica, ya que no nos encontramos – de manera oficial- en estas plataformas.
También tenemos empresas, gobiernos y figuras públicas que encargan el manejo de sus redes sociales a la secretaría o a su sobrino de 17 años que se la pasa metido en Facebook y en Twitter. El problema es que ni la secretaría ni el sobrino tienen clara una estrategia de comunicación y siempre estamos expuestos a que comentan una falta de ortografía o de redacción, no sepan manejar una situación de ataque o en una campaña prometan cosas a las cuales el candidato no se puede comprometer, por mencionar algunos errores comunes.
En otros casos, las redes sociales de las empresas, gobiernos y figuras públicas se comunican con el público como si lo estuvieran haciendo para radio, televisión o periódico. Solamente informan y jamás contestan los comentarios de sus seguidores; es decir, no hay retroalimentación ni conversación. Los contenidos que manejan son sumamente largos y poco visuales. En las redes sociales no se sigue la misma estructura que en los medios tradicionales, primero debemos publicar el contenido más atractivo. De otra manera, el usuario cierra el video, el blog o lo que sea que pretendamos que el cliente o ciudadano vea.
¿Pero qué tan grande puede ser el impacto?
En México, 46 por ciento de la población tiene acceso a Internet , de acuerdo a datos del World Internet Project. El 98 por ciento de esta cifra tiene, al menos, una cuenta en redes sociale, 98 millones cuentan con, al menos, un número celular. Uno de cada 5 de estos aparatos tiene acceso a internet, en donde se conecta a sus redes sociales. Para 2018, el 70 por ciento de la población en México contará con Internet. Hasta 2012, México ocupaba el décimo tercer lugar, a nivel mundial, de los países con acceso a Internet.
La población europea es la más conectada del mundo, con un 77 por ciento de penetración, seguida de la de América, con un 61 por ciento.
Sin embargo, las regiones con menor acceso a la mayor biblioteca del mundo son Asia y el Pacífico, con un 32 por ciento de penetración, y África, donde no supera el 16 por ciento.
Cada día, las 2 mil 700 millones de personas que tienen acceso a Internet suben 300 millones de fotos a Facebook, ven 130 millones de horas de video en el canal YouTube, envían 500 millones de mensajes de 140 caracteres, a través de Twitter y dan ‘Me gusta’ a unos 2 mil 700 millones de actualizaciones en Facebook, por poner algunos ejemplos.
Ahora vemos por qué es tan importante gestionar adecuadamente nuestras redes sociales.
¿Pero las redes sociales no son solo para adolescentes? No. El mayor porcentaje de edad en usuarios de redes sociales oscila entre los 25 y 34 años. Lo que nos indica que ya dejaron de ser solo los adolecentes quienes itenen interés por las redes sociales. Aunque es muy cierto que hay redes sociales que solamente utilizan los adolescentes, tal es el caso del sector de edad que utiliza la red de cortos en video, Vine.
¿Qué otros beneficios encontramos en la redes sociales? Son medios muy económicos comparativamente con los medios tradicionales. Si se gestionan correctamente, nos pueden acercar adecuadamente a ciudadanos y clientes, lo que nos permitirá conocer sus necesidades y usar las redes sociales como servicio al cliente o al ciudadano. Nos pueden servir como parte de nuestro estudio de mercado, al lanzar un nuevo producto o una nueva ley. Contando con la profesionalización adecuada, que nos ayudarán a escoger las plataformas y el mensaje apropiados para llegar al target o targets que perseguimos.
Las redes sociales no son la panacea, pero sí son esa la pata de la comunicación que necesitamos para que nuestra estrategia se sostenga.


*Comunicóloga por la Universidad de las Américas, Puebla. Maestra en Publicidad y Comunicación Corporativa por la Universidad Autónoma de Guadalajara, México. Maestra en Marketing Político por la Universidad Autónoma de Barcelona, España. Directora General de EvoluciónMKT.

  Regresar

  Imprimir la página


informacion@escenariopolitico.com.mx
escenatiopolitico@escenariopolitico.com.mx
b.osoriosanjuan@escenariopolitico.com.mx
d.adameosorio@escenariopolitico.com.mx
© Escenario Político. Todos los derechos reservados.
De no existir previa autorización, queda expresamente
prohibida la publicación, retransmisión, edición y
cualquier otro uso de los contenidos.